SERVICIOS

Cirugía genital y de Incontinencia urinaria

CIRCUNCISIÓN

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico que consiste en la extirpación de la piel que recubre la cabeza del pene (glande).

La intervención se realiza en quirófano de manera ambulatoria y utilizando anestesia localcon un tiempo aproximado de intervención de 30 minutos.

Esta intervención se realiza en los casos de fimosis (estrechez de la piel que produce alteraciones en el flujo de la orina), de infecciones recurrentes, de parafimosis (inflamación de la piel que recubre el glande), y en los casos de tradiciones familiares o religiosas.

  • Tiempo aproximado de hospitalización: Cirugía ambulatoria

VASECTOMÍA

Este procedimiento quirúrgico consiste en cortar los dos conductos deferentes, que son los encargados del trasporte de los espermatozoides desde los testículos hasta las vesículas seminales, ubicadas en la próstata.

El procedimiento quirúrgico tiene una duración de aproximadamente 30 minutos y se realiza utilizando anestesia local.

  • Tiempo aproximado de hospitalización: Cirugía ambulatoria

La vasectomía es uno de los métodos anticonceptivos más seguros que existen. Es importante considerarla como irreversible cuando se decide optar por ella, porque aunque existen técnicas que pueden emplearse para conseguir nuevos embarazos tras la vasectomía (biopsia testicular para reproducción asistida, vaso-vasosotomía…), todas ellas requieren intervenciones quirúrgicas más o menos agresivas, y no siempre tienen buen resultado.

Tras la intervención se debe confirmar la ausencia de espermatozoides en el eyaculado antes de dejar de usar los métodos anticonceptivos previos.

HIDROCELECTOMÍA

Técnica indicada cuando el hidrocele precisa tratamiento. El procedimiento dura aproximadamente 40 minutos y consiste en abrir el escroto, eliminar  el líquido y modificar con unos puntos la posición de la capa que lo produce para evitar que se repita.

  • Tiempo aproximado de hospitalización: Cirugía ambulatoria

Tras el alta, los cuidados domiciliarios se basan en curas de la incisión y mantener cierta compresión escrotal durante unos días.

VARICOCELECTOMÍA

Es el tratamiento quirúrgico del varicocele y consiste en interrumpir la conexión de las grandes venas abdominales (cava o renal) con las que drenan el testículo y así impedir que éstas sigan dilatándose por la presión de las grandes.

En la mayor parte de los casos se realiza una cirugía a través de la ingle, poco invasiva, con anestesia regional y un postoperatorio cómodo y buen resultado en un alto porcentaje.

  • Tiempo aproximado de hospitalización: Cirugía ambulatoria

La alternativa, que puede considerarse en recaídas, es el abordaje por vía laparoscópica, que precisa anestesia general y un ingreso de hasta 48 horas.

BIOPSIA DE TESTÍCULO

Esta técnica se indica en parejas que no logran un embarazo y en los que no se pueden rescatar espermatozoides del eyaculado del varón para una técnica de reproducción asistida, generalmente porque presentan una azoospermia (ausencia de espermatozoides en el seminograma).

Existen múltiples causas de azoospermia: obstructivas (vasectomía previa, ausencia de conductos deferentes en la fibrosis quística, infecciones…) y testiculares, tanto por lesión del órgano (radioterapia, quimioterapia, malformaciones, síndromes genéticos…) como por falta de estímulo hormonal.

Se trata de un procedimiento a la vez diagnóstico y terapéutico que se realiza habitualmente bajo anestesia; mediante una pequeña incisión en el escroto se accede al testículo y se obtiene un trozo de tejido que, inmediatamente, es estudiado por Embriología, que valora si existen espermatozoides viables para técnicas de reproducción y si es así los prepara para ello y lo comunica al urólogo en tiempo real. Una vez confirmado, finaliza la intervención.

Para realizar dicho proceso es preciso contar con una Unidad de Reproducción que permita la interacción entre el quirófano y el laboratorio.

La recuperación postoperatoria es rápida por lo que la cirugía es ambulatoria.

CAVERNOPLASTIA

Es el tratamiento empleado cuando la enfermedad de La Peyronie – incurvación del pene no responde a tratamiento médico y el paciente presenta una curva que causa problemas en la erección o en las relaciones sexuales.

La cirugía debe valorarse una vez la incurvación esté estabilizada, habitualmente a partir del año de  iniciados los síntomas.

Existen 2 tipos de técnicas: las plastias y plicaturas de la túnica albugínea sin modificación de la placa (Nesbit, Yacchia…) y las que realizan una extirpación de la placa y colocan un injerto en su lugar, biológico o sintético. Cada una tiene sus indicaciones y riesgos individualizados.

El procedimiento precisa anestesia regional y una estancia postoperatoria de 24-48 horas, tras la cual se indicarán cuidados domiciliarios, que diferirán según la técnica empleada.

CIRUGÍA DE INCONTINENCIA

Es el escalón final en el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo.  La mayor parte de los casos se da en mujeres, siendo los de varones secuelas de cirugías en gran proporción.

Las técnicas más empleadas se basan en el implante de mallas suburetrales o cabestrillos que aportan un refuerzo a la estructura uretral y mejoran la continencia urinaria.

Hay muchos tipos de cabestrillos suburetrales diferentes (TOT, TVT, Mini-slings, ajustables o no…) pero la técnica es muy similar en todos, con abordaje vaginal poco invasivo y alta precoz.

  • Tiempo aproximado de hospitalización: 1 día
  • Reposo relativo: 4-6 semanas

Uno de los mini-sling perfeccionados es el TOT Ajustable ALTIS de la casa Coloplast, con muy bajo peso molecular y capacidad de reajustarse tras su colocación, lo cual se traduce en un menor riesgo de extrusión y mayor precisión de corrección de la incontinencia.

Para la colocación de esta malla es necesaria una acreditación formativa específica. En nuestro equipo disponemos de la certificación tanto para su aplicación como para la formación de otros profesionales.

Llevado a cabo por la Dra.Osorio

COLPOSACROPEXIA POR LAPAROSCOPIA 3D

La colposacropexia es una técnica quirúrgica empleada para el tratamiento del prolapso de los órganos pélvicos en la mujer por medio de cirugía mínimamente invasiva (laparoscópica o robótica) que resuelve el problema en un alto porcentaje de los casos.

A través de pequeñas incisiones en el abdomen se liberan y ascienden los órganos pélvicos (vejiga, vagina/útero y recto) que con ayuda de una malla se sujetan al hueso sacro.

El tiempo de hospitalización necesario suele ser de menos de 3 días; tras el alta, en casa, la paciente deberá realizar reposo relativo durante 4 a 6 semanas, evitando los esfuerzos abdominales para permitir una correcta fijación de la malla, pues de ello depende que el resultado del tratamiento sea satisfactorio.

ESTUDIO URODINÁMICO

Es la prueba más completa para el diagnóstico de la incontinencia urinaria y otras patologías funcionales de la vejiga. Aporta mucha información y permite orientar sobre la enfermedad y su causa, por lo que es una herramienta muy útil, imprescindible, para hacer un diagnóstico preciso, poder así planear el tratamiento adecuado y obtener los mejores resultados.

El estudio consiste en simular un llenado natural de la vejiga con suero y observar su comportamiento. Para ello, se colocan sondas finas en el recto para medir la presión abdominal y en la vejiga para medir la presión intravesical e introducir el líquido, además de unos sensores en el periné para registrar la actividad de la vejiga.

Integrando los datos de volumen, presiones, sensaciones subjetivas y mediciones de flujo se obtienen gráficas y anotaciones que permiten emitir un diagnóstico fiable y establecer la base para programar las medidas terapéuticas más adecuadas para cada caso.

ORQUIECTOMÍA RADICAL

La orquiectomía es la extirpación de uno o ambos testículos. Se utiliza habitualmente como tratamiento del cáncer de testículo, pero también en procesos infecciosos agudos (que han dañado de manera irreversible el testículo), traumatismos graves, atrofia…

Se realiza mediante una pequeña incisión en la región inguinal, extrayendo el testículo, el epidídimo y parte del cordón espermático. Normalmente requiere de anestesia regional.

  • Tiempo aproximado de hospitalización: Cirugía ambulatoria

Si el paciente lo desea y con motivos estéticos, puede colocarse un implante testicular protésico (artificial), tanto en el mismo acto quirúrgico como posteriormente.

ORQUIECTOMÍA SUBALBUGÍNEA BILATERAL

Esta técnica consiste en la extirpación de la parte funcional de ambos testículos, manteniendo intactas el resto de sus estructuras.

Se utiliza como tratamiento en algunos casos de cáncer de próstata. Lo que se pretende es conseguir una disminución casi total de la testosterona (hormona masculina) en sangre.

Se accede a los testículos mediante una o dos pequeñas incisiones en el escroto. Normalmente, requiere de anestesia regional.

  • Tiempo aproximado de hospitalización: Cirugía ambulatoria

URETROTOMÍA INTERNA

Es un técnica endoscópica para el primer tratamiento de las estenosis de uretra cortas o de las recaídas tardías de las que ya han sido tratadas.

El procedimiento consiste en introducir, bajo anestesia regional (de la cintura para abajo), un endoscopio por la uretra para localizar la estenosis y practicarle una incisión; de esta manera, el calibre de la uretra en esa zona se amplía y la obstrucción se revierte.

Tras la intervención, que puede realizarse en régimen ambulatorio, debe mantenerse una sonda vesical durante 7-10 días para evitar que la uretra vuelva a cerrarse.

En los casos bien indicados tiene una eficacia superior al 70%. Los pacientes en los que esta cirugía no resuelve el problema son candidatos a realizar una uretroplastia abierta.

    URETROPLASTIA

    El término uretroplastia engloba un conjunto de técnicas empleadas para resolver estenosis de uretra múltiples, complejas, largas o que no han respondido a tratamientos previos menos invasivos. Todas ellas tienen en común que pueden realizarse con anestesia raquídea, que buscan resolver la obstrucción y que emplean el mismo abordaje según la zona afectada: el pene o el periné, mediante cirugía abierta. El resto son diferencias: la más frecuente y la que tiene mejores resultados es la término-terminal, que consiste en eliminar la parte estrecha y suturar los extremos sanos sobre una sonda, pero en otras ocasiones se requieren injertos de otros tejidos, como mucosa de la boca o de la vejiga, dejar la uretra abierta y reconstruirla con piel…

    Cada técnica tiene sus indicaciones, por lo que es muy importante realizar un adecuado estudio diagnóstico para poder ofrecer el mejor tratamiento para cada caso individual.

    El procedimiento suele precisar un ingreso de unos 2 o 3 días, tras lo cual el paciente recibirá instrucciones de cuidados específicos, que incluyen mantener una sonda vesical durante unos días.